Collares de Rosarios

Comprar o regalar un rosario es dar paso a tener una pieza muy especial, ya sea como collar, pulsera o anillo, realmente es un medio cuyo valor espiritual está por encima del todo, sin desmerecer que muchos son verdaderas obras de arte, su valor icónico es lo que realmente le da grandeza. Cada rosario es único por acercar nuestra vida al mensaje mariano.

Para el católico el Rosario es una pieza valiosa pues le acerca a la oración como vía de contacto personal con dios independiente de cualquier diseño estético y que le recuerda a través del rezo el verdadero contexto de su comunión con nuestro señor a través de la conmemoración de los misterios de la Virgen María.

El Rosario en sí es un elemento de cuentas que dista mucho de ser un elemento de la vanidad, así esté incorporado o no a las tendencias de moda, pues tiene tras de si un simbolismo espiritual muy profundo en la iglesia católica que es el que debemos mantener, sin importar el modelo que tengamos, ya sea hecho de oro, plata, latón o simplemente de semillas.

El collar del Rosario se emplea como instrumento para ayudar en la letanía, su forma está compuesta de cuentas de diferentes tamaños, que según sus características simbolizan diferentes oraciones, y que se deslizan entre los dedos en las diversas fases de la oración.

No hay que buscar reducir su forma tan solo a una obra de arte, que las hay muy diversas y ciertamente hermosas, realmente sólo hay cabida a exaltar el significado que cualquiera de estas piezas tiene como instrumento de oración. De tal manera un colgante con símbolos sagrados se convierte así en una pieza que muchos usamos y que puede incluso ser un buen regalo en ocasiones especiales. Obsequiar un Rosario es un momento cuando el simbolismo de regalar cobra su mejor expresión pues está ofreciendo a quien lo recibe llevar siempre consigo las palabras de la oración y el consuelo de nuestro señor, qué mejor forma de regalo que el que tradicionalmente ha sido un regalo papal.

Su santidad el Papa en cada santuario Mariano suele dejar como recuerdo un Rosario o regalarlo a los peregrinos.Es un hecho común oír que su santidad regala rosarios en sus viajes de peregrinación o cuando recibe a alguien como el 23 de abril de 2017 cuando regaló 6000 Rosarios de Tierra Santa a jóvenes de la Arquidiócesis de Milán que peregrinaron a Roma. Sin hacer distinción entre ricos o pobres el papa reitera constantemente su pedido de rezar el Santo Rosario y rechazar los ataques contra la iglesia en tiempos de crisis, siguiendo con ello el encargo que en el año 1208 la Virgen María le hiciera a Santo Domingo enseñándole a rezar el Rosario para que lo propagara.

Virgen entregando el rosario a santo Domingo
Detalle de La Virgen entregando el rosario a santo Domingo

Así es evidente que el significado que demos al Rosario como prenda es lo que realmente determina la diferencia entre lo sagrado y lo profano.

Oh Rosario bendito de María, dulce cadena que nos une con Dios,
vínculo de amor que nos une a los Ángeles,
torre de salvación contra los asaltos del infierno,
puerto seguro en el común naufragio, no te dejaremos jamás.

Tú serás nuestro consuelo en la hora de la agonía

Para tí el último beso de la vida que se apaga

Y el último susurro de nuestros labios será tu suave nombre,

oh Reina del Rosario de Pompeya,

oh Madre nuestra querida,

oh Refugio de los pecadores,

oh Soberana consoladora de los tristes.

Que seas bendita por doquier, hoy y siempre, en la tierra y en el cielo

Oración del Beato Bartolomé Longo, apóstol del Rosario

Dada sus características simbólicas el collar del Rosario ha sido objeto de muchas exaltaciones artísticas, representado en cuadros y joyería en la que los orfebres suelen destacar su creatividad inspirados en el significado de cada prenda, así sus cuentas pueden tener muchas formas, desde cuentas de vidrio o madera hasta piedras preciosas, engarzadas en materiales comunes como hilos o muy por el contrario con metales nobles (oro, plata, platino). Hay una gran variedad de manifestaciones artísticas en estas piezas cuyo valor está en sumar el esfuerzo de nuestro trabajo y creatividad a la oración a nuestro señor donde el arte en nada desmerece su valor religioso.

Este tipo de elaboraciones cuenta además de los collares con pulseras o brazaletes de Rosario y hasta anillos con pequeñas cuentas elaborados en oro, plata, acero y otros materiales, algunos de gran belleza que sirven al fin último de la dignidad de la sencilla oración cristiana.

Algunos tipos de Rosario

Gracias por visitarnos