Devoción a María

Inspirado en la dignidad y virtud de María el pueblo católico le expresa su devoción a la santísima virgen rezando el Santo Rosario que más que un medio para recibir las indulgencias de nuestra santa madre pasa a convertirse en la materialización de un sentimiento de profunda veneración religiosa.

La verdadera Devoción a la Virgen María

La palabra devoción, se cree originada del latín devotio o devoveo, cuyo concepto puede ser especificado como un sentimiento de consagración, amor, afecto, sacrificio, fidelidad y preferencia que nace hacia un ideal, alguien, lugar o algo. Es en este concepto donde los fieles cristianos manifiestan o vuelcan su veneración, al culto divino de las disposiciones de Dios expresadas en la Santa Biblia católica, entregándose en su totalidad de manera convincente y con fervor a su servicio, siendo la fe, la encargada de concentrar el poder de sentir, creer, mantener y entregarse a la devoción en ese alguien o algo de una manera espiritual; siendo la devoción a la Virgen María junto a sus advocaciones, una de las predilectas de los católicos.

Es en la Edad Media cuando comenzó a desarrollarse el acto de expresión de meditar con devoción los diferentes misterios de la Virgen, Jesucristo y los Santos Apóstoles.

La expresión del amor por Dios y a la preciosísima sangre de Cristo puede ser trasladada a las palabras del Santo Evangelio y todo lo que nos lleve a seguir manteniendo la voluntad de Dios.

La devoción a la Santísima Virgen María nace desde el momento que fue elegida como la mujer en cuyo vientre iba a ser concebido el hijo de Dios. Con el tiempo, el mismo pueblo cristiano se encargó de difundir y llevar este sentimiento a varios países, siendo posteriormente recogido y expresado en las Liturgias de la Iglesia Católica.

Rosario de primera comunión

La prédica cristiana

Es así como la devoción mariana se convierte de manera amorosa en culto a la Madre de todos los hombres y de Jesucristo. El cristiano dentro de una iglesia con propósito enaltece a la Virgen María, expresa también su amor a Jesús y pide su intercesión ante él. Expresar la fe y admiración en la Virgen María, nos permite conocerla, quererla, sentir su presencia, como una llama viva de afecto o amor que perdurará en el tiempo.

La Virgen es el canal de todas las gracias como “Reina y Señora del cielo y la tierra”. La devoción mariana verdadera no sólo es la expresión de tener una imagen, cuadro, medalla o estampa en sí, realmente se manifiesta en la fe que vive en la persona cuya adoración al sagrado corazón de María pasa por imitar una vida de virtud. No obstante, el camino para lograrlo no es fácil pero se puede tornar en algo sutil y placentero visto como una senda más corta para llegar al inmenso tesoro de Cristo mediante la intercesión de su madre.

¿Cuáles son los beneficios que nos deja la devoción mariana?

1. Por ser “Madre de la Iglesia”, en la devoción a la Virgen María alejamos las herejías y mantenemos la fe en la Iglesia Católica.

2. Por ser “Refugio de los Pecadores”, todos aquellos pecadores arrepentidos, al pedir protección y enaltecer a la Virgen María serán ayudados, convertidos y guiados hasta Dios.

3. A quienes obren con buena voluntad y enaltecen a la Virgen María “Reina de los Santos”, obtendrán mayores gracias de Dios para tener una mejor vida cristiana y llevarlos a la cima de la santidad.

4. La Virgen María es el “Auxilio de los Moribundos” y a quienes soliciten su ayuda de manera continua podrán alcanzar y mantener la gracia de Dios hasta la muerte.

Tipos de manifestaciones de la devoción a la virgen

Entre los católicos las manifestaciones de la devoción mariana son variadas al implicar las diferencias multiculturales en estas  apariciones de la Virgen por el mundo.

1.- El Santo Rosario

 Los fieles cristianos a través del rezo de las oraciones en el Rosario, bien sea de manera privada, acompañado de otros feligreses o simplemente rezarlo en familia, son favorecidos con las indulgencias plenarias o parciales siendo además receptores de la gracia de Dios.

2.- Fiestas a la Virgen María

A lo largo del año la Iglesia Católica dedica algunos días del calendario a honrar a la Santísima Virgen María conocida por distintos nombres dependiendo del sitio donde ocurrió su aparición como sería:  la Virgen de Lourdes, Guadalupe, Fátima, Loreto; o bien para recibir alabanzas según algún misterio de su vida como la Inmaculada Concepción, la Asunción. También por alguna forma de favorecer a los fieles: Nuestra Señora del Rosario, Virgen Dolorosa etc. Igualmente existe la devoción de la Virgen de la Medalla Milagrosa, Nuestra Señora de la Paz, Rosa Mística y otras más.

3.-El Ángelus

Es una oración para honrar el momento de la aparición del Ángel Gabriel a María cuando le anunció su divina maternidad. Se ora a las doce del mediodía o a las seis de la tarde todos los días y debe ser una oración pausada y concentrada en nuestro pensamiento, expresando nuestro amor a la Virgen.

4.- Rezo de tres Avemarías

Rezar tres Avemarías con devoción antes de acostarse es importante para que María vele porque nosotros tengamos un sueño reconfortante que nos aleje al enemigo de nuestras almas.

5.- El día Sábado dedicado a la Virgen María.

Es el día de la semana dedicada por la Iglesia Católica a la devoción de la Virgen María, rezándole sus oraciones.

6.- El escapulario de la Virgen del Carmen.

Al tener y llevar sin pecado el escapulario de la Virgen del Carmen u otra medalla, es una forma de fe en su intercesión y unión con ella. Esto debe ir acompañado de devoción y práctica de piedad mariana.

7.- La peregrinación o romerías a los Santuarios dedicados a las apariciones de la Virgen María.

Es importante recalcar que es el mes de Mayo el dedicado a la veneración de la Virgen María cuando se ofrece el Sacramento de la Penitencia para tener un alma pura y entregarla a Nuestro Señor.

El mes que se dedica al rezo del Santo Rosario es Octubre sobre todo el que se reza en familia para el perdón de los pecados y así ganar las indulgencias.

Temas Relacionados

Devotos del Santo Rosario

Bendiciones y Beneficios de Rezar el Rosario

San Juan Pablo II

Vírgenes o Advocaciones de la Virgen María

Gracias por visitarnos